2018 · 01 · 18 • Fuente: Ibrahim Abdelhadi, Al-Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Cisjordania: El pueblo palestino con solo tres residentes

Mientras que todos los habitantes del pueblo palestino de Shoshahla fueron expulsados bajo amenazas israelíes, tres personas han regresado y continúan aferrándose a sus tierras y se niegan a irse por segunda vez.

Muhannad Salah trabaja la tierra en un pueblo de solo tres personas, Shoshahla, Cisjordania.

Al sudoeste de la ciudad de Al-Khader, 5 kilómetros (3 millas) de la ciudad de Belén, se encuentra el pueblo de Shoshahla situado al pie de una montaña rodeada por cinco asentamientos israelíes: Sidi Bouaz, Eliezer, Efrat , Neve Daniel y Kfar Etzion. Solo tres personas, un hombre, su esposa y su hija, viven en Shoshahla y continúan aferrándose a la tierra que heredaron de sus antepasados. Esta pequeña familia, que se vio obligada a emigrar hace décadas bajo las amenazas israelíes, eligió regresar a Shoshahla a principios de la década de 1990 y se niega a irse nuevamente a pesar de la vida primitiva que llevan.

La aldea de Shoshahla enfrenta continuos ataques de colonos que destruyen hogares, escriben consignas racistas en las paredes, privan a los habitantes de las necesidades básicas de vida y los obligan a usar medios primitivos cuando viajan a ciudades y pueblos vecinos. Los colonos están tratando de mantener un estricto control sobre la única familia que queda y los impulsa a abandonar su hogar y su tierra. Han realizado varios ataques contra la aldea, el más reciente fue cuando una fuerza militar israelí asaltó la aldea el 29 de julio de 2017, lo que obligó a los residentes a abandonar sus casas a punta de pistola.

Muhannad Salah, de 37 años, es el único palestino que queda con su familia en el pueblo. Señaló a Al-Monitor: "La aldea de Shoshahla fue construida en 1878 durante el dominio otomano sobre Palestina. Se extiende sobre un área de 1,200 acres. Hasta 1976, 30 familias palestinas vivían en la aldea, pero emigraron a la aldea cercana de al-Khader como resultado de las ofensivas israelíes que se estaban librando en ese momento. Estas familias temían que los residentes de los asentamientos vecinos los atacaran y los mataran. Solo 50 metros [164 pies] separan la aldea del asentamiento ilegal israelí más cercano".

Salah continuó: "En 1992, volví a la aldea después de haberme ido un par de años antes, y reparé la casa de mi familia a pesar de la falta de agua y electricidad. Mi familia y yo vivimos una vida muy primitiva en una casa hecha de roca y arcilla, y utilizamos una lámpara de kerosene vieja para la iluminación. Obtenemos agua de un pozo viejo que reparé. Utilizo madera para cocinar y temperarnos durante el invierno. También dependo de la cría de ovejas y aves, y vendo varios cultivos agrícolas en el mercado de Belén para poder cubrir una pequeña parte de las necesidades de mi familia".

Añadió que, "el pueblo es el hogar de un antiguo cementerio islámico y una antigua y dañada mezquita histórica que lleva el nombre del pueblo. Actualmente estoy tratando de revivir la aldea invitando a sus habitantes originales que viven en la ciudad cercana de al-Khader a regresar y reclamar la tierra que abandonaron hace años y bloquear cualquier intento israelí de robar las tierras de la aldea".

"Soy el único palestino que todavía tiene el nombre del pueblo Shoshahla en su tarjeta de identificación. Mi familia y yo hemos sido hostigados y atacados por los colonos. Fui arrestado varias veces por el ejército israelí y obligado a abandonar la aldea. Cuando un grupo de colonos del asentamiento de Kfar Etzion incendió mi casa en 2016, fui a presentar una queja ante las autoridades israelíes. Fui arrestado y solo fui liberado cuando pagué una multa. Pero preservaré esta tierra que heredé de mis antepasados ​​y desafiaré a los israelíes ", agregó Salah.

Muhannad Salah sentado con su esposa en la aldea de Shoshahla en Cisjordania (foto de Muhannad Salah).

"Si bien los asentamientos rodean la aldea desde todas las direcciones y albergan a más de 120,000 colonos, mi familia y yo aún llevamos una vida normal a pesar del hostigamiento israelí. Mi esposa y mi única hija me ayudan a perseverar a pesar de la falta de las comodidades más básicas ", dijo.

La aldea de Shoshahla se encuentra en el Área C, que está bajo control israelí y que representa el 60% de Cisjordania. Israel ha mantenido un control casi total sobre el área luego de la firma en 1995 del Acuerdo Provisional, conocido como "Oslo II", entre Israel y la OLP. El acuerdo divide Cisjordania en tres áreas: Área A, Área B y Área C.

Hasan Bureijeh, el representante de la Comisión de Colonización y Resistencia al Muro (CWRC) en Belén, señaló a Al-Monitor: "Shoshahla es un pueblo antiguo e histórico donde se pueden encontrar señales de focas otomanas en las paredes de las casas. Sus tierras son propiedad de ciudadanos palestinos".

Añadió que: "El CWRC apoya la resistencia de la familia de Salah frente al plan de judaización israelí".

Bureijeh agregó que: "El CWRC ha reclamado varias tierras agrícolas en el pueblo y ha restaurado más de cuatro casas para atraer a las familias, pero Israel está prohibiendo el regreso de los palestinos. Se ha preparado un plan estructural con la ayuda de las agencias gubernamentales para proporcionar electricidad a la aldea con células solares en el próximo período. Tal plan tiene como objetivo dar nueva vida al pueblo y ayudar a preservar el patrimonio cultural e histórico palestino".

"Movilizamos delegaciones palestinas y extranjeras de todo el mundo y los invitamos a visitar las tierras palestinas confiscadas o amenazadas mediante la plantación de decenas de olivos en estas áreas para defender el derecho de los palestinos a sus tierras y que sean testigos de las violaciones israelíes. Estas delegaciones también están invitadas para que transmitan las continuas violaciones israelíes a su pueblo ", señaló Bureijeh.

Iman al-Titi, director del departamento de arqueología del Ministerio palestino de turismo y antigüedades en Belén, explicó a Al-Monitor: "Shoshahla es un hito histórico y arqueológico importante. El pueblo es hogar de antiguas prensas de uva, pozos de agua y palacios patrimoniales como el Palacio de Hanbal. Estamos trabajando en un plan integrado para restaurar la aldea y proteger sus sitios culturales y patrimoniales. La aldea es parte de nuestra identidad palestina".

Titi agregó: "La próxima etapa será testigo del lanzamiento de una ruta turística a la aldea de Shoshahla para que la gente se familiarice con sus monumentos arqueológicos y de patrimonio. A pesar de los obstáculos que puede enfrentar esta ruta por estar ubicado en el Área C controlada por Israel, incluirá a Masar Ibrahim al-Khalil, que es una ruta cultural de larga distancia que se extiende desde el norte de Jenin hasta el sur de Hebrón".

Según B'Tselem, el Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, el número de asentamientos israelíes ascendió a más de 200 entre 1967 y finales de 2016 y fueron habitados por alrededor de 600,000 colonos israelíes.

Sobre el autor: Ibrahim Abdelhadi es un periodista palestino independiente de la ciudad de Gaza que cubre asuntos humanitarios y sociales. Tiene una licenciatura en periodismo y medios de comunicación de la Universidad Al-Aqsa.

Fuente: The Palestinian village with only three residents

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Ibrahim Abdelhadi, Al-Monitor / Traducción: Palestinalibre.org